En España estamos acostumbrados a usar desde tiempos remotos, rifles de aire comprimido de muelle de fabricación habitualmente nacional, casi siempre de cañón partido con una calidad, en la mayor parte de los casos, media (los menos) y media baja ó directamente baja (los más) con precios "populares" como se decía antes.

Esto ha provocado que todos los aficionados a las armas, caza etc. tengan un rifle de aire comprimido en su casa, metido en el armario, pero que haya pocos que lo aprecien y lo tengan en estima, porque, en la mayoría de los casos no pasan de ser "la plomerilla que teníamos en mi casa desde hace muchos años" cuyas características y prestaciones son prácticamente nulas pues se trata de carabinas incapaces de hacer puntería más allá de los 10 ó 15 metros y a veces llegaban hasta los 20 metros mira tu ..., aunque "eso" ya era mucho, era "demasiao" que decíamos los chavales entonces... vamos, que eran y son poco más que juguetes.

Los cañones eran de mala calidad, los cierres con más "meneos" no deseados que las maracas del famoso "Antonio Machin" de los tiempos de nuestros padres que estaban sin duda muy "meneadas". La potencia de aquellas carabinas era mínima lo que provocaba múltiples atascos de los balines en el cañón, los plomos no salían del cañón porque la carabina no tenía fuerza. Los muelles eran de baja calidad y perdían la tensión rápidamente, los disparadores eran duros como piedras y cuando conseguías que el tiro saliera, allá iba el balín ... allá iba !!!, a donde a Dios quería que fuera ... porque desde luego al blanco no.

Toda esa enormidad de carabinas maluchas que se vendían y aún se siguen vendiendo en las tiendas del ramo eran poco aptas para crear afición, más bien, la mataban, pero como no había otra cosa y eras un niño, te hacían una ilusión bárbara, que no es poco pero ayudarte a avanzar como que no, no ayudaban, ojalá hubiéramos pillado entonces algo parecido a un rifle Weihrauch actual, que felicidad !! no se si lo hubiéramos podido soportar !!! ja, ja, ja, hubiera sido mucho para nosotros, aquellos eran otros años muy distintos a estos, sin duda.

Aunque las armas eran malas, esa es la verdad, eran malas, nosotros éramos unos virtuosos y con ellas hacíamos cosas difíciles de creer producto de nuestra buena y joven vista, nuestra agilidad y nuestro magnífico equilibrio de los 12 ó los 14 años que a esas edades no hay tapia que se ponga por delante, pero con todo ello, las armas eran las que eran y no podíamos hacer con ellas más que lo que hacíamos que era poco aunque eso si, muy peleado.

Los balines que se vendían para ellas entonces eran todavía peores, no salíamos del tipo "match" (es broma...), "de copa" que se decía entonces, de cabeza plana con terminaciones absolutamente imperfectas, estaban llenos de rebabas y con tantos defectos que lo difícil, en muchos casos era meter el balín correctamente en la recámara del cañón porque simplemente no entraba y había que "ayudarle" con la uña con lo que todos se iban "al aire" con la impronta de nuestra uña gravada en su falda trasera , total, un defecto más afectaba poco...

Existían otros balines, los inefables "cónicos" muy similares a los usados en las casetas de las ferias de los pueblos donde se tiraba con plomeras que invariablemente no acertaban el blanco ni a 50 cm del palillo, hay que ver que habilidad la del feriante para que a tan corta distancia no se acertará nunca..., impecable tu... Bueno, los cónicos eran unos balines a los cuales se les daba muchas otras utilidades (hasta se hacían explosivos) pero ninguna se acercaba a la precisión, eran erráticos por naturaleza pero, una vez más ... es lo que había.

Con semejante Parque de Artillería y municionamiento ¿que podíamos hacer?, nada, lo que hacíamos, poco o nada, lo dicho aunque nos divertíamos mucho, eso si. 

Pasan los años y a España comienzan a llegar unos productos que nunca habíamos ni tan siquiera imaginado, especialmente con la entrada del país en el Mercado Común Europeo o C.E.E. que se dice ahora, aunque antes de esto, en casa de los amigos de dinero, que algunos había..., a veces se veían cosas que te dejaban perplejo, "cosas" venidas del extranjero claro, que te hacían pensar que "ahí afuera" había otros rifles y otras cosas mucho mejores pero bueno esas "cosas" eran tan pocas que mejor cerrar los ojos y de esa manera el corazón no sufría.

Con la entrada en la C.E.E., como decía, empiezan a llegar a nuestra manos carabinas de alta calidad como las Weihrauch alemanas que son las que queremos mencionar aquí, muy especialmente, y son las que guían nuestro norte, armas que, en apariencia y para ojos poco avezados son iguales que las otras, que las malas quiero decir, o por lo menos muy parecidas. Bueno, eso es posible, son parecidas en su forma externa porque la forma de una plomera es la que es y no hay mucho que variar, se trata de un cañón basculante, un cierre, un cuerpo de arma y una culata de madera de mayor o menor calidad, el problema es ... que ... ni el cañón, ni el cierre, ni el cuerpo de una carabina Weihrauch tienen nada que ver con lo que tenemos en casa metido en el armario desde los tiempos de Carolo, eso es así, aunque a veces no lo parezca.

Tampoco tiene nada que ver el muelle que se encarga de producir la presión sobre el pistón que comprime el aire, este muelle no pierde fuerza a los 1000 tiros, ni a los 2000 ni a los 3000 ni a los 4....... vamos que el muelle en cuestión es casi inalterable al uso y al paso del tiempo, vaya diferencia con la plomera del verano pasado (verano del 64 por ejemplo) que antes de que se acabaran las vacaciones ya se veía el balín volar !!! tan baja era su velocidad.... sin embargo, una carabina Weihrauch dura y dura como las pilas del conejito famoso, puedes tenerla muchos años en uso sin necesidad de hacerle nada, solo usar balines de buena calidad, apropiados para conseguir las máximas prestaciones del arma y disparar y disparar ... al conejito!!! (es broma)

Es claro que los viejos conceptos que tenemos muchos de nosotros sobre lo que es una "plomera" ya no son válidos, sé que es difícil entender esto porque son cosas grabadas a fuego en nuestra mente infantil que perduran pero lo cierto es que en esto, como en tantas otras cosas nos hemos quedado un poco, bastante, obsoletos (como ejemplo comparativo, los coches de antes y los de ahora, nada que ver).

No!!, mire usted señor,!! olvídese de lo que usted cree que es una carabina de aire comprimido de muelle !!, olvídese !!, usted no sabe lo que es eso !!, simplemente porque nunca lo ha tenido, lo que usted ha tenido, era otra cosa.... olvídese de esas antiguallas que conoció y pruebe una Weihrauch de ahora, del 2019, entonces verá, ya lo creo que verá...

Pruebe una carabina Weihrauch, por ejemplo la HW 98 o la HW 97 con K o sin K, o la HW 77 o la HW 35 me da igual, quítesela a su amigo !!, ese que la tiene..., róbela !!, asalte la tienda !! pero, por favor, pruebe una Weihrauch, entonces verá que lo que le digo es cierto, hay otro mundo ahí afuera y no tiene nada que ver con el que usted conoció.

Por favor, haga esto:

Vaya a un campo de tiro, monte un soporte cómodo o simplemente busque un buen apoyo para sus brazos, sitúe un blanco de cartulina a 50 metros, el rifle estará a 24 julios de energía o incluso a 16 que también tiran perfecto. 50 metros es una distancia perfecta para tirar con él, hágalo todo lo bien que sepa hacerlo y más, un esfuerzo, ese disparador !!, esas miras !!, esa postura !!, deje que el tiro le sorprenda y DISPARO !!!, si lo hace bien, el balín habrá entrado entre el circulo del 9/10 del blanco de precisión utilizado para tirar con armas de fuego de cal. .22 LR, a 50 metros, si no ha sido así, a usted, le queda mucho que aprender pero ahora si puede hacerlo, ahora si puede aprender, el arma lo permite. SUERTE !!! nunca es tarde para disfrutar de un buen rifle de aire comprimido!!.

Comentarios (0)

No hay comentarios disponibles en este momento
Product added to wishlist

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando, acepta el uso de cookies.